¡BIENVENIDO SEBASTIÁN CRISMANICH!

551

Con esa frase, el pueblo correntino saludó al medallista de oro en Londres 2012. La alegrí­a del taekwondista se dejó ver a través de su sonrisa. Muchos mensajes de apoyo y un paseo inolvidable por lo que siempre será su casa.

El momento en el cual se escuchó el himno argentino en Londres es inolvidable e imborrable para todos, pero especialmente para Sebastián Crismanich. El deportista nacional tuvo un durísimo camino al oro, que es saludado por todo el pueblo argentino, pero especialmente por su tierra, Corrientes.

Todo el marco sorprendió a Crismanich, quien llegó bien temprano al aeropuerto y comenzó un paseo inolvidable por sus tierras. Muchos mensajes de apoyo, carteles, emoción  y una gran alegría envolvieron la mañana correntina. “Espero que esto sirva para promover el deporte y a todos los deportistas del país”, sostuvo el campeón olímpico, que se impuso en a final ante el español García Hemme.

“Bienvenido Sebastián Crismanich”, así de claro, sincero y afectuoso fue el recibimiento de los argentinos en Corrientes. La calidez del pueblo es uno de los puntos más celebrados por Crismanich. Su última reflexión, en el medio de los festejos, marca la importancia del logro: “Estoy muy contento de estar en mi provincia. Es un privilegio para mí haber obtenido una medalla de oro en los Juegos Olímpicos”.

Así es la realidad hoy del taekwondista argentino. Su alegría es la de todos.

Todo el marco sorprendió a Crismanich, quien llegó bien temprano al aeropuerto y comenzó un paseo inolvidable por sus tierras. Muchos mensajes de apoyo, carteles, emoción  y una gran alegría envolvieron la mañana correntina. “Espero que esto sirva para promover el deporte y a todos los deportistas del país”, sostuvo el campeón olímpico, que se impuso en a final ante el español García Hemme.

“Bienvenido Sebastián Crismanich”, así de claro, sincero y afectuoso fue el recibimiento de los argentinos en Corrientes. La calidez del pueblo es uno de los puntos más celebrados por Crismanich. Su última reflexión, en el medio de los festejos, marca la importancia del logro: “Estoy muy contento de estar en mi provincia. Es un privilegio para mí haber obtenido una medalla de oro en los Juegos Olímpicos”.

Así es la realidad hoy del taekwondista argentino. Su alegría es la de todos.