Adaptado > GRANDES ACTUACIONES ARGENTINAS

731

 

Los representantes nacionales sumaron muy buenos resultados en Eger, Hungrí­a, sumando dos medallas y rendimientos que prometen un gran futuro.

Con muy buenas actuaciones finalizó la participación de los integrantes de la Selección Paralímpica de judo, ganando dos medallas, una de plata y una de bronce, en la Copa del Mundo que se disputó en la ciudad húngara de Eger, a 150 km. de la capital, Budapest.

El cordobés Jorge Lencina, ratificando su excelente nivel desde hace varios años, ganó la medalla de plata en la categoría de hasta 90 kg. Lencina quedó libre en su primera lucha pasando directamente a la segunda ronda donde venció al venezolano Héctor Espinosa. La lucha siguiente se la ganó al ukraniano Oleksandr Nazarenko.

En semifinales derrotó al español Abel Vázquez y en la final, de gran nivel, fue superado por el inglés Samuel Ingram, adjudicándose el segundo puesto. Jorge, quien ya ha ganado varias medallas en Mundiales y Juegos Paralímpicos (las de Bronce en Beijing 2008 y Londres 2012), está muy cerca de lograr su participación en Río 2016, a partir de los puntos sumados en esta Copa del Mundo.

La gran revelación del certamen fue la bonaerense Paula Gómez, quien en la categoría de hasta 48 kg. ganó la medalla de bronce y está a un paso de clasificar a Río 2016. En su camino hacia la medalla, Paula tuvo un arranque demoledor. A los 3 segundos y por medio de un ipon, le ganó a la mongola Bolortungalag Baasandorj (novena en el ranking mundial). En su segunda lucha perdió ante la china Kai Lin Lee. Pero se repuso en la tercera lucha ante la turca Tugba Yozcuque. Se instaló en la disputa por el bronce y lo ganó al derrotar a la japonesa Shizuka Hangai.

En tanto, el riojano José David Effrón, ganador de la medalla de plata en Londres 2012, en la categoría de hasta 81 kg., culminó séptimo sumando puntos para clasificar a Río 2016, tras cuatro luchas muy reñidas. Venció al estadounidense Richard Ties, perdió por la mínima diferencia a los 5 minutos contra el ukraniano Olekxandr Kosinov, quien se quedó con el segundo puesto, le ganó al bielorruso Aliksandr Kazlou y cayó ante el Francés Cyril Jonard, ganador luego de la medalla de bronce.

El bonaerense Eduardo Gauto, en la categoría de hasta 60 kg., le ganó la primera lucha al representante de Irak. En la siguiente presentación venció al mongol Bolormaa Uugankhuu, cuarto en el ranking mundial. En la lucha siguiente perdió ante quien luego se consagraría campeón, Namozov Sherzod de Uzbekistán. Eduardo quedó noveno en la clasificación final, sumando buenos puntos de cara a Río 2016, tras caer en el repechaje ante el ruso Vitali Koriakin, quien terminó tercero.

El medallista en Atlanta 1996 y Beijing 2008, el bonaerense Fabián Ramírez, en la categoría de hasta 73 kg., quedó eliminado en el debut al perder ante el azerbaiyano Bayram Mustafayev. El formoseño David Gómez, en la categoría de hasta 60 kg. y debutante en Mundiales, cayó en el estreno ante el canadiense Justin Karn, quien lo arrastró y le dio la chance de luchar otra vez. En la segunda presentación fue derrotado por el español David García Orozco y eliminado.

La fueguina de 16 años, Rocío Ledesma Duré, perdió en el debut ante la rusa Victoria Potapova, quien al ganar su segunda lucha la arrastró a un nuevo combate, ante la argelina Cherine Abdellaqui, a la que venció por no presentarse. Rocío finalizó en el séptimo puesto luego de perder en la tercera lucha ante la ucraniana Liudmyla Lohatska.

El entrenador nacional, el profesor Guillermo Traba, a quien acompañaron el profesor Wálter Dzurovcin y el ayudante técnico, el profesor Augusto Biasón, hizo su balance al final del Mundial. “El torneo fue de muy buen nivel con más de 35 países participantes. Los resultados son muy buenos ganando una medalla de plata, una de bronce, dos séptimos y dos novenos puestos. Además, pudimos puntuar a varios de nuestros judocas y dejarlos en una posición más cómoda para la clasificación a los juegos de Río 2016, recordando que debemos disputar dos certámenes muy importantes este año. En mayo, en Corea del Sur, los World Games de IBSA (Juegos Mundiales para ciegos) y en agosto, los Panamericanos en Toronto, Canadá”.

El profesor Gonzalo Zufiaurre, el coordinador técnico nacional, muy satisfecho por el rendimiento de los judocas, contó: “Los resultados obtenidos son producto de la suma de muchos esfuerzos mancomunados. El de los deportistas, quienes entrenan y compiten dando lo mejor de sí; de los entrenadores, primero con su infatigable trabajo de promover el judo por todo el país y captar nuevos valores y después entrenarlos y estar en todos los detalles dentro y fuera de las competencias; de la Comisión Directiva de FADeC, avalando y apoyando un proyecto a largo plazo y de la Secretaría de Deportes de la Nación y del ENARD, quienes nos apoyan, en lo económico, cediendo instalaciones y resolviendo contratiempos de último momento como por ejemplo, gestionar el remplazo del profesor Domingo Biondo, integrante del cuerpo técnico, que por un serio inconveniente familiar, no pudo viajar con el plantel. La rapidez con la que el ENARD realizó los trámites para dicho cambio posibilitaron que no se debilitara el staff técnico. En síntesis, somos en FADeC un grupo muy unido que busca el desarrollo, proyección, crecimiento y consolidación de todos nuestros atletas”.

La Selección de judo sigue su camino, demostrando una constante evolución y un crecimiento que deja notar el trabajo realizado en el día a día.