GENERACIÓN DE ORO

628

Argentina cerró su participación en Londres 2012 en básquetbol. Buscando el bronce, cayó ante Rusia por 81 a 77 y finalizó cuarta, manteniéndose en la elite mundial. El paí­s les agradece todo el esfuerzo.

El equipo argentino de básquet llegó a Londres 2012 con la “Generación Dorada”. Grandes jugadores de la historia de este deporte en la Argentina, llegaron a pelear por la medalla de bronce ante el duro equipo ruso. Ginóbili, Nocioni, Scola, Delfino y Prigioni son solamente algunos de los apellidos que ya forman parte de todos los argentinos. El cuarto puesto, llegó luego de caer por un ajustado 81 a 77.

Luego de caer ante Estados Unidos, la misión era luchar por el bronce ante Rusia, que había perdido la posibilidad de la final ante el elenco español. Como era de suponerse, la tarea para nuestros enormes deportistas no era sencilla. Desde el principio, se vio una paridad muy grande en el juego y el resultado.

En el primer cuarto, Argentina mantuvo el juego cerca desde el resultado, con  un rendimiento parejo y buena efectividad desde los tiros de larga distancia. 20 a 19 arriba fue ese parcial. En el segundo, el juego se mantuvo bajo las mismas condiciones, con un leve crecimiento del conjunto ruso, que empezó a contar con Alexey Shved, quien estuvo inspirado durante todo el partido. 21 a 18 fue el segundo parcial para los rusos, llegando el medio tiempo con dos de ventaja sobre el equipo comandado por Julio Lamas con el 40 a 38.

En el tercer cuarto, la selección sufrió el embate de los rusos y la falta de efectividad en ataque complicó mucho las cosas, tanto que el rival se puso 11 puntos por encima de la Argentina, colocando el juego cuesta arriba. Pero Lamas despertó a los suyos y el equipo levanto el juego, cerrando el parcial 21 a 19 en contra. A esta altura, el partido se encontraba 61-59 para los rusos. Con esos dos puntos de diferencia, arrancó el último cuarto.

En el cierre del partido, se intercambiaron puntos, con un Shved encendido por el lado del rival y un Manu Ginóbili espectacular y siendo la eterna bandera argentina. El partido fue muy cerrado, hasta los últimos segundos del juego. Rusia encontró la última bola suelta, marcando un doble más y subiéndose al podio con el 81 a 77 a favor.

El máximo anotador del juego fue Shved con 25, seguido por Ginóbili, quien cosechó 21. En Argentina lo siguieron el “Chapu” Nocioni con 16 y Carlos Delfino con 15. Buen goleo de los hombres que más minutos estuvieron en cancha.

Argentina vuelve con todo el orgullo en las valijas. Una tarea inolvidable en la historia del básquet. Una generación de oro que hizo grande a nuestra selección en todo el mundo. Argentina no perdió la medalla, ganó el respeto de todos, y eso es lo que realmente vale.

El camino de la Generación Dorada

Grupo A

Argentina 102 Lituania 79

Francia 71 Argentina 64

Argentina 92 Túnez 69

Nigeria 79 Argentina 93

Argentina 97 Estados Unidos 126

Cuartos

Argentina 82 Brasil 77

Semifinales

Estados Unidos 109 Argentina 83

Por el Bronce

Argentina 77 Rusia 81

Luego de caer ante Estados Unidos, la misión era luchar por el bronce ante Rusia, que había perdido la posibilidad de la final ante el elenco español. Como era de suponerse, la tarea para nuestros enormes deportistas no era sencilla. Desde el principio, se vio una paridad muy grande en el juego y el resultado.

En el primer cuarto, Argentina mantuvo el juego cerca desde el resultado, con  un rendimiento parejo y buena efectividad desde los tiros de larga distancia. 20 a 19 arriba fue ese parcial. En el segundo, el juego se mantuvo bajo las mismas condiciones, con un leve crecimiento del conjunto ruso, que empezó a contar con Alexey Shved, quien estuvo inspirado durante todo el partido. 21 a 18 fue el segundo parcial para los rusos, llegando el medio tiempo con dos de ventaja sobre el equipo comandado por Julio Lamas con el 40 a 38.

En el tercer cuarto, la selección sufrió el embate de los rusos y la falta de efectividad en ataque complicó mucho las cosas, tanto que el rival se puso 11 puntos por encima de la Argentina, colocando el juego cuesta arriba. Pero Lamas despertó a los suyos y el equipo levanto el juego, cerrando el parcial 21 a 19 en contra. A esta altura, el partido se encontraba 61-59 para los rusos. Con esos dos puntos de diferencia, arrancó el último cuarto.

En el cierre del partido, se intercambiaron puntos, con un Shved encendido por el lado del rival y un Manu Ginóbili espectacular y siendo la eterna bandera argentina. El partido fue muy cerrado, hasta los últimos segundos del juego. Rusia encontró la última bola suelta, marcando un doble más y subiéndose al podio con el 81 a 77 a favor.

El máximo anotador del juego fue Shved con 25, seguido por Ginóbili, quien cosechó 21. En Argentina lo siguieron el “Chapu” Nocioni con 16 y Carlos Delfino con 15. Buen goleo de los hombres que más minutos estuvieron en cancha.

Argentina vuelve con todo el orgullo en las valijas. Una tarea inolvidable en la historia del básquet. Una generación de oro que hizo grande a nuestra selección en todo el mundo. Argentina no perdió la medalla, ganó el respeto de todos, y eso es lo que realmente vale.

Hacé click acá para ver las fotos del partido!

El camino de la Generación Dorada

Grupo A

Argentina 102 Lituania 79

Francia 71 Argentina 64

Argentina 92 Túnez 69

Nigeria 79 Argentina 93

Argentina 97 Estados Unidos 126

Cuartos
Argentina 82 Brasil 77

Semifinales
Estados Unidos 109 Argentina 83

Por el Bronce
Argentina 77 Rusia 81