LA ACTUACIÓN SUÁREZ-ROSSO

706

Los Juegos Olí­mpicos de Londres dejaron muchos protagonistas argentinos. Algunos de ellos se quedaron con medalla, mientras que otros hicieron crecer su disciplina. Ariel Suárez y Cristian Rosso cumplieron una excelente tarea.

Una de las duplas para el remo doble par era la argentina. Ariel Suárez y Cristian Rosso llegaron a Londres para pisar fuerte y ser una de las duplas más renombradas del remo en estos Juegos Olímpicos. Llegaron a participar nada menos que de la Final A, accediendo al cuarto puesto, arañando la medalla olímpica.

El sábado 28 de julio, la dupla nacional formó parte del Grupo 3, ante Nueva Zelanda, Gran Bretaña y Estonia. Todos rivales de gran peso. Argentina accedió al tercer puesto, relegando a la dupla de Estonia. De esta manera, disputaron una de las dos semifinales de la competencia. Sorprendiendo al mundo, ganaron su serie, por encima de grandes candidatos como Nueva Zelanda e Italia. Su tiempo en esa regata fue de 6:19.40, apenas por delante de los neozelandeses.

Ya con el acceso a la final, la tarea que se venía no era sencilla, pero claro que el objetivo estaba cumplido y con creces. Argentina estaba entre los seis finalistas, compuestos por Nueva Zelanda, Italia, Eslovenia, Gran Bretaña y Lituania. Todas las delegaciones tenían pretensiones de medalla olímpica.

Los argentinos contaron con un gran arranque en la regata, concluyendo el primer parcial como punteros. Luego, las grandes potencias comenzaron a acelerar y Nueva Zelanda se adjudicó el oro, a un segundo de Italia, los medallistas de plata. Eslovenia terminó en el tercer puesto y Argentina, con un enorme cuarto lugar, que le otorgó a nuestro país un nuevo diploma olímpico. El tiempo de los argentinos fue de 6:36.36.

Impecable labor de los argentinos, que permite soñar con seguir creciendo en este deporte y promoviendo la actividad en nuestro país.

El sábado 28 de julio, la dupla nacional formó parte del Grupo 3, ante Nueva Zelanda, Gran Bretaña y Estonia. Todos rivales de gran peso. Argentina accedió al tercer puesto, relegando a la dupla de Estonia. De esta manera, disputaron una de las dos semifinales de la competencia. Sorprendiendo al mundo, ganaron su serie, por encima de grandes candidatos como Nueva Zelanda e Italia. Su tiempo en esa regata fue de 6:19.40, apenas por delante de los neozelandeses.

Ya con el acceso a la final, la tarea que se venía no era sencilla, pero claro que el objetivo estaba cumplido y con creces. Argentina estaba entre los seis finalistas, compuestos por Nueva Zelanda, Italia, Eslovenia, Gran Bretaña y Lituania. Todas las delegaciones tenían pretensiones de medalla olímpica.

Los argentinos contaron con un gran arranque en la regata, concluyendo el primer parcial como punteros. Luego, las grandes potencias comenzaron a acelerar y Nueva Zelanda se adjudicó el oro, a un segundo de Italia, los medallistas de plata. Eslovenia terminó en el tercer puesto y Argentina, con un enorme cuarto lugar, que le otorgó a nuestro país un nuevo diploma olímpico. El tiempo de los argentinos fue de 6:36.36.

Impecable labor de los argentinos, que permite soñar con seguir creciendo en este deporte y promoviendo la actividad en nuestro país.