VERÓNICA RAVENNA, LA ESPERANZA ARGENTINA EN LUGE

740
Foto: Prensa COA

Junto a sus ocho compañeros que integraron la Misión Argentina en los II Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno Lillehammer 2016, la joven atleta regresa al país con un valioso Diploma en Luge. Para coronar su primera actuación olímpica, Verónica tuvo el honor de ser la Abandera en la Ceremonia de Clausura.

Mientras que Lillehammer despide a los 1100 deportistas de 71 países que desfilaron por la ciudad noruega en los últimos diez días, los atletas argentinos aún procesan la emoción de haber representado por primera vez al país en la mayor cita deportiva que reúne a jóvenes de todo el mundo.

Una de las tantas historias curiosas de los atletas que participaron en los Juegos, es la de la porteña Verónica Ravenna. Cuando tenía 6 años, su familia, aficionada al Ski, se radicó en Whistler, Canadá. Años más tarde, Verónica se enamoró del Luge durante una visita que su escuela organizó a los Juegos Olímpicos de Invierno 2010 en Vancouver.

Comenzó a practicar a los 11 años y resulta asombroso pensar que tan sólo en enero de 2015, la joven que estrenó sus 18 en Lillehammer, hacía su debut en el tour Junior de la Federación Internacional de Luge (FIL) con un histórico 6° puesto en la Copa del Mundo Junior de Oberhof (Alemania).

Rápidamente se ganó un lugar entre las mejores de su categoría y logró clasificar para los II Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno. En poco tiempo, el sueño de representar a su país en semejante competencia se hizo realidad. “Es divertido y emocionante. Estoy acostumbrada a las competencias internacionales en el circuito de la Copa del Mundo, pero esto es mucho más intenso”, aseguró la atleta en diálogo con el ENARD acerca de su primera experiencia olímpica.

En el tercer día de competencia en Lillehammer, finalmente llegó su turno en los Juegos. “Estaba nerviosa pero con ganas de correr. Conocía esta pista y a todas mis competidoras, pero por ser una carrera olímpica, se agregó el estrés”, reconoció Verónica.

Con una marca de 1m46s916, la argentina se ubicó en la 7° posición entre 24 competidoras, a escasos 0s890 de Brooke Apshkrum, la canadiense que se quedó con la medalla dorada. Eso desencadenó el primer festejo de la delegación argentina en Noruega. “El Diploma Olímpico es un reconocimiento al esfuerzo de varios años de entrenamiento. Me da más fuerza y ganas de pensar en el futuro”, afirmó la joven atleta que sueña con convertirse en chef profesional.

Tras ubicarse entre las diez mejores mujeres en Lillehammer 2016, Verónica disfruta de su logro pero ya sueña con el próximo desafío de su carrera deportiva. “La temporada que viene (2016/2017) empiezo a competir en Junior, una categoría mayor a Youth donde corría hasta ahora. Mi objetivo para esta nueva etapa sería terminar dentro del Top 10 mundial”, expresó la porteña que se convirtió en el símbolo argentino del Luge, y que promete un gran futuro a nivel internacional.

La Delegación Nacional en Lillehammer 2016 estuvo presente con nueve atletas en Ski Alpino (Francesca Baruzzi y Tomás Bacigalupo, Freestyle (Esmeralda Villalonga) y de Fondo (Marco Dal Farra), Snowboard (Delfina Lemann y Aaron Stoeff Belkenoff), Patinaje Artístico sobre Hielo (Mauro Calcagno), Luge (Ravenna) y Hockey sobre Hielo (Iara Haiek).

En el ámbito de la competencia deportiva, nuestros representantes dieron pelea ante sus pares de todo el mundo y tuvieron una destacada actuación con la obtención de los Diplomas Olímpicos de Ravenna y Villalonga y el 10° puesto de Baruzzi. Sin embargo, los jóvenes atletas también tuvieron la oportunidad de experimentar la convivencia en la Villa Olímpica y de participar de las divertidas actividades del programa de educación de los Juegos.