BRONCE PARA EL TITÁN CORDOBÉS

1081

El judoca cordobés Jorge Lencina venció al iraní­ Hani Asakereh y obtuvo la medalla de bronce en la categorí­a de hasta 90 kg. Repite el resultado de Beijing 2008 y suma la tercera presea para Argentina en Londres 2012.

Jorge Lencina tiene una historia muy particular en su relación con el judo. El cordobés comenzó compitiendo en la categoría olímpica del deporte. Con el pasar del tiempo, su visión fue disminuyendo y, debido a eso, su entrenador le recomendó empezar a competir en el judo paralímpico. Jorge aceptó el desafío y empezó una gran carrera llena de gloria. Primero, fue medallista de oro en los Juegos Parapanamericanos de Río 2007. El año siguiente, en Beijing, hizo su debut en un Juego Paralímpico obteniendo una medalla de bronce.

El judoca argentino debutó en Londres directamente en los cuartos de final. Le tocó enfrentar al brasilero Roberto Julián Santos, un rival muy difícil. En un combate muy parejo lo venció gracias a un ippon que rompió la igualdad en cero y la paridad de ambos luchadores. De esta manera, Jorge Lencina demostraba que otra vez estaba listo y dispuesto para ir por el premio máximo.

En semifinales debió enfrentar al gigante británico Samuel Ingram. El cordobés mide sólo 1m61, llegándoles al pecho a la mayoría de sus rivales. Sin embargo, el judoca argentino no se achica ante nadie. El combate fue muy parejo donde cada uno fue acumulando penalizaciones sin marcar tantos. Finalmente, el local pudo concretar un waza-ari  sacando la mínima ventaja y consiguiendo el pase a la final.

Más allá de la derrota, Lencina todavía podía ir en busca de la medalla de bronce y volver a repetir el podio de Beijing 2008. Esta vez el obstáculo se llamaba Hani Asakereh, un iraní que también superaba por más de una cabeza al argentino. Nuevamente vimos una pelea muy pareja, con el cordobés arriesgando un poco más, siempre buscando el punto. A poco más de un minuto del final lo consiguió, con una impecable ippon logró la ventaja y, de esta forma, se colgaba una vez más la medalla paralímpica alrededor de su cuello.

Los elogios y las palabras no alcanzan para este pequeño gigante nacido en Córdoba, que impedido por su visión debió cambiar de categoría para empezar un camino de gloria, siendo un ejemplo para todo deportista. Con esta presea, Argentina suma su tercera medalla en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, que ya ostentaba la medalla de plata conseguida por José Effrón en judo, y la medalla de bronce obtenida por Rodrigo López en ciclismo.

Hacé click acá para ver más fotos!