LOS MEDALLISTAS PARAL͍MPICOS

1005

Los atletas y deportistas que compitieron en Londres llegaron a la Argentina, con sus medallistas paralí­mpicos. Sus caminos y el testimonio de quienes cumplieron un sueño.

La Argentina llevó una delegación nutrida a Londres, tanto que fue la más numerosa para nuestro país. Con el gran trabajo del COPAR, los deportistas pudieron estar en el máximo nivel mundial de competencia.

La delegación consiguió cinco medallas que ya forman parte de la historia de nuestro deporte. jorge Lencina consiguió el bronce en judo, lo propio hizo Nadia Báez en natación y Hernán Barreto en atletismo. En ciclismo, Rodrigo López festejó su bronce, mientras que la única plata fue para José Effrón, también en judo.

José Effrón – Judo -81kg.

En el camino a la medalla de plata, ha tenido que enfrentar grandes rivales en la categoría hasta 81kg. En el primer combate, tuvo por delante al potente iraní Seyed Amir Mirhassan Nattajsolhdar, a quien derrotó, accediendo a una nueva ronda eliminatoria, en camino a las medallas.

En la semifinal, el turno fue para Abel Vázquez Cortijo, representante español, con buenos antecedentes previos a Londres. Nuevamente se impuso el argentino, asegurándose la plata paralímpica. La final fue ante el representante ucraniano, Olexandr Kosinov, el mejor del mundo en la actualidad. Fue una ajustada derrota en golden score y la plata para argentina.

Tras el podio y una vez en el país, expresó: “Con el apoyo de la Secretaría de Deportes, el ENARD, creo que vamos bien encaminados para lo que va a ser Río. Todos van con la esperanza de llevar la medalla de oro a los distintos países. Creo que en los próximos Juegos podremos tener más alegrías para nuestro país. Como tengo la de plata ahora, con la edad que tengo, puedo llegar a traer la de oro también”.

Nadia Báez – Natación 100m pecho SB11

Nadia llegó a Londres con una madurez diferente a la presentada en los Juegos pasados, esto le permitió contar con un rendimiento superior y expectativas diferentes, puestas justamente en conseguir los logros que finalmente se dieron.

En primer lugar se desarrollaron las series, en donde Nadia participó en la primera tanda, quedándose con el primer lugar de su grupo, consiguiendo un tiempo de 1:32.07. De esta manera, se quedó con el segundo puesto de la grilla general de nadadoras, logrando el record americano. Con este resultado, accedió a las finales de la especialidad.

La ganadora, con record mundial incluido, fue la sueca Maja Reichard con un tiempo de 1:27.98. En segundo lugar quedó la ucraniana Yana Berezhna, quien consiguió un registro de 1:29.99. Tercera quedó nuestra representante, Nadia Báez, con un tiempo de 1:31.21, superando lo conseguido en la primera fase y marcando un nuevo record americano.

Luego de pisar suelo argentino, comentó: “Como todos dicen es un orgullo representar al país, estar afuera y que te reconozcan como argentina. Estás representando a todos los deportistas que se quedaron o que quieren llegar. Es un orgullo muy grande, una alegría impresionante. Yo tuve la suerte de recibir el ramo de manos de un argentino y eso también significó una alegría importante”.

Hernán Barreto – Atletismo 200m T35

Otro bronce se dio para nuestro país de la mano de Hernán Barreto en atletismo. En la especialidad 200m T35, Barreto compitió primero en la etapa clasificatoria, buscando una marca que le permita acceder a la final. Salió primero de su serie, con un tiempo de 27.19, marcando un nuevo record sudamericano. Con este resultado, quedó segundo en la general.

En la final, a la cual accedieron 8 participantes, consiguió subirse al podio paralímpico. Consiguiendo un nuevo record sudamericano, quedó detrás del ucraniano Iurii Tsaruk, quien se quedó con el oro con un tiempo que es record en el mundo, 25.86. Segundo finalizó el chino Xinhan Fu, con record asiático y un tiempo de 26.21. El argentino se adjudicó el bronce, con un tiempo de 26.59, mejorando su propia marca.

“Fuimos a buscar un poco esto, lo que logramos. Fue mi primer Juego Paralímpico y la verdad que estoy muy contento, se lo dedico a todos; al ENARD, a la Secretaría de Deportes que nos ayudan desde su lugar a que podamos progresar”, declaró Barreto.

Rodrigo López – Ciclismo persecución individual C1

Rodrigo López sorprendió a todos con el bronce en la especialidad persecución C1. No era la prueba en la que más se tenía confianza, sin embargo fue la que le dio la medalla. En la etapa clasificatoria se metió cuarto, siendo el último puesto para llegar a la Final, con un tiempo de 4:07.725.

Compitiendo por el bronce se enfrentó al alemán Michael Teuber en un mano a mano que le entregaba o la medalla o un importantísimo diploma. Con un tiempo final de 4:04.559 consiguió la medalla, ante los 4:10.965 del europeo. La alegría en el podio fue inmensa.

“Mi primera experiencia fue antes de los Juegos ya que el ENARD me concedió un mes de entrenamiento en el velódromo de Montichiary, Italia, dónde hice la preparación. A pesar de que estos fueron mis terceros Juegos, los viví como el primero. Y mi gran sorpresa fue mi medalla, por haber sido la primera para el país, y más aún porque no era mi prueba principal. Fue un regalo de Dios haberla ganado porque, si bien la tenía en mente, hasta último momento no se sabía y la final fue muy dura pero no imposible… siempre pensaba en eso”.

Jorge Lencina – Judo -90kg.

El judica argentino cuenta con la particularidad de haber competido tanto en los Juegos Olímpicos como Paralímpicos. Esta particularidad lo llevó a poner lo mejor de sí en cada una de las competencias representando a la Argentina.

Lencina participó en la categoría -90kg. y comenzó su camino ante el brasileño Julian Roberto Santos, a quien derrotó por ippon. De esta forma accedió a una nueva ronda, en donde se enfrentó con el local Samuel Ingram, quien lo derrotó, siendo el paso a la posibilidad de ir por el bronce. En su combate final, se quedó con el triunfo ante Hani Asakereh, deportista iraní, logrando también un ippon.

El momento del podio es único. Lencina intentó traducirlo en palabras: “Es un mundo de cosas. En ese momento lo primero que se te viene a la cabeza es el sacrificio, no digo mío, sino de mucha gente que está a la par. Mi familia, mi señora, las nenas, el profe que me ayuda a trabajar la parte física, los técnicos… es mucha gente que acompaña y ahí arriba estamos todos, en ese momento. Creo que eso es lo que más me llega cuando uno ve la bandera tan alto, y sobretodo en un Juego”.

Con esta pasión se vive un Juego Paralímpico. Los deportistas dejan lo mejor de sí por su deporte, por sus familiares y amigos y por la Argentina. La emoción que se vive a cada paso es alucinante. Pero esto no se termina acá. Esto sigue hacia delante, ahora se vienen nuevos desafíos.

La delegación consiguió cinco medallas que ya forman parte de la historia de nuestro deporte. jorge Lencina consiguió el bronce en judo, lo propio hizo Nadia Báez en natación y Hernán Barreto en atletismo. En ciclismo, Rodrigo López festejó su bronce, mientras que la única plata fue para José Effrón, también en judo.

José Effrón – Judo -81kg.

En el camino a la medalla de plata, ha tenido que enfrentar grandes rivales en la categoría hasta 81kg. En el primer combate, tuvo por delante al potente iraní Seyed Amir Mirhassan Nattajsolhdar, a quien derrotó, accediendo a una nueva ronda eliminatoria, en camino a las medallas.

En la semifinal, el turno fue para Abel Vázquez Cortijo, representante español, con buenos antecedentes previos a Londres. Nuevamente se impuso el argentino, asegurándose la plata paralímpica. La final fue ante el representante ucraniano, Olexandr Kosinov, el mejor del mundo en la actualidad. Fue una ajustada derrota en golden score y la plata para argentina.

Tras el podio y una vez en el país, expresó: “Con el apoyo de la Secretaría de Deportes, el ENARD, creo que vamos bien encaminados para lo que va a ser Río. Todos van con la esperanza de llevar la medalla de oro a los distintos países. Creo que en los próximos Juegos podremos tener más alegrías para nuestro país. Como tengo la de plata ahora, con la edad que tengo, puedo llegar a traer la de oro también”.

Nadia Báez – Natación 100m pecho SB11

Nadia llegó a Londres con una madurez diferente a la presentada en los Juegos pasados, esto le permitió contar con un rendimiento superior y expectativas diferentes, puestas justamente en conseguir los logros que finalmente se dieron.

En primer lugar se desarrollaron las series, en donde Nadia participó en la primera tanda, quedándose con el primer lugar de su grupo, consiguiendo un tiempo de 1:32.07. De esta manera, se quedó con el segundo puesto de la grilla general de nadadoras, logrando el record americano. Con este resultado, accedió a las finales de la especialidad.

La ganadora, con record mundial incluido, fue la sueca Maja Reichard con un tiempo de 1:27.98. En segundo lugar quedó la ucraniana Yana Berezhna, quien consiguió un registro de 1:29.99. Tercera quedó nuestra representante, Nadia Báez, con un tiempo de 1:31.21, superando lo conseguido en la primera fase y marcando un nuevo record americano.

Luego de pisar suelo argentino, comentó: “Como todos dicen es un orgullo representar al país, estar afuera y que te reconozcan como argentina. Estás representando a todos los deportistas que se quedaron o que quieren llegar. Es un orgullo muy grande, una alegría impresionante. Yo tuve la suerte de recibir el ramo de manos de un argentino y eso también significó una alegría importante”.

Hernán Barreto – Atletismo 200m T35

Otro bronce se dio para nuestro país de la mano de Hernán Barreto en atletismo. En la especialidad 200m T35, Barreto compitió primero en la etapa clasificatoria, buscando una marca que le permita acceder a la final. Salió primero de su serie, con un tiempo de 27.19, marcando un nuevo record sudamericano. Con este resultado, quedó segundo en la general.

En la final, a la cual accedieron 8 participantes, consiguió subirse al podio paralímpico. Consiguiendo un nuevo record sudamericano, quedó detrás del ucraniano Iurii Tsaruk, quien se quedó con el oro con un tiempo que es record en el mundo, 25.86. Segundo finalizó el chino Xinhan Fu, con record asiático y un tiempo de 26.21. El argentino se adjudicó el bronce, con un tiempo de 26.59, mejorando su propia marca.

“Fuimos a buscar un poco esto, lo que logramos. Fue mi primer Juego Paralímpico y la verdad que estoy muy contento, se lo dedico a todos; al ENARD, a la Secretaría de Deportes que nos ayudan desde su lugar a que podamos progresar”, declaró Barreto.

Rodrigo López – Ciclismo persecución individual C1

Rodrigo López sorprendió a todos con el bronce en la especialidad persecución C1. No era la prueba en la que más se tenía confianza, sin embargo fue la que le dio la medalla. En la etapa clasificatoria se metió cuarto, siendo el último puesto para llegar a la Final, con un tiempo de 4:07.725.

Compitiendo por el bronce se enfrentó al alemán Michael Teuber en un mano a mano que le entregaba o la medalla o un importantísimo diploma. Con un tiempo final de 4:04.559 consiguió la medalla, ante los 4:10.965 del europeo. La alegría en el podio fue inmensa.

“Mi primera experiencia fue antes de los Juegos ya que el ENARD me concedió un mes de entrenamiento en el velódromo de Montichiary, Italia, dónde hice la preparación. A pesar de que estos fueron mis terceros Juegos, los viví como el primero. Y mi gran sorpresa fue mi medalla, por haber sido la primera para el país, y más aún porque no era mi prueba principal. Fue un regalo de Dios haberla ganado porque, si bien la tenía en mente, hasta último momento no se sabía y la final fue muy dura pero no imposible… siempre pensaba en eso”.

Jorge Lencina – Judo -90kg.

El judica argentino cuenta con la particularidad de haber competido tanto en los Juegos Olímpicos como Paralímpicos.

Esta particularidad lo llevó a poner lo mejor de sí en cada una de las competencias representando a la Argentina.Lencina participó en la categoría -90kg. y comenzó su camino ante el brasileño Julian Roberto Santos, a quien derrotó por ippon. De esta forma accedió a una nueva ronda, en donde se enfrentó con el local Samuel Ingram, quien lo derrotó, siendo el paso a la posibilidad de ir por el bronce. En su combate final, se quedó con el triunfo ante Hani Asakereh, deportista iraní, logrando también un ippon.

El momento del podio es único. Lencina intentó traducirlo en palabras: “Es un mundo de cosas. En ese momento lo primero que se te viene a la cabeza es el sacrificio, no digo mío, sino de mucha gente que está a la par. Mi familia, mi señora, las nenas, el profe que me ayuda a trabajar la parte física, los técnicos… es mucha gente que acompaña y ahí arriba estamos todos, en ese momento. Creo que eso es lo que más me llega cuando uno ve la bandera tan alto, y sobretodo en un Juego”.

Con esta pasión se vive un Juego Paralímpico. Los deportistas dejan lo mejor de sí por su deporte, por sus familiares y amigos y por la Argentina. La emoción que se vive a cada paso es alucinante. Pero esto no se termina acá. Esto sigue hacia delante, ahora se vienen nuevos desafíos.