EN BUSCA DEL ORO

462
Foto: gentileza FADEC.

La Selección Nacional de Fútbol Para Ciegos ya conoce la sensación de subirse a un podio olímpico. En Atenas 2004 se colgaron la medalla de plata y en Beijing 2008 se quedaron con el bronce. En Río, van en busca de la preciada dorada, y sueñan con robarle el protagonismo al país anfitrión, que ostenta el título de tricampeón paralímpico.

Los Murciélagos están acostumbrados a ubicarse en la cima del deporte internacional, como lo experimentaron al consagrarse en los Campeonatos Mundiales de Río de Janeiro 2002, Buenos Aires 2006 e incluso el año pasado en los Juegos Mundiales IBSA, en Corea del Sur. Hoy tienen por delante un nuevo desafío. Con un equipo integrado por jugadores paralímpicos y campeones del mundo, pero también por debutantes, lograron superar el recambio generacional y ganarse un merecido lugar en los Juegos Paralímpicos de Río.

La clasificación llegó dos años atrás, gracias al subcampeonato mundial en Japó que les permitió llegar con más tranquilidad a los Juegos Parapanamericanos de Toronto donde también se quedaron con la plateada.  Sin embargo, en la ciudad carioca irán en busca de la única medalla que les falta en su colección: la de oro. “Llegamos en un muy buen momento, el equipo está maduro. El recambio nos pesó, pero creo que eso ya es una etapa superada”, sentencia Silvio Velo durante uno de los últimos entrenamientos en el CeNARD, antes de embarcarse hacia una nueva aventura paralímpica.

En Río, Argentina integrará el Grupo B donde originalmente debían cruzarse con Rusia, equipo que finalmente no participará en la presente edición. De todas maneras, Los Murciélagos saben que para ocupar al eslabón más alto del podio, todos los partidos serán una final. “Arrancamos con México, que es un equipo aguerrido y nos va a costar. Debido a la suspensión de Rusia se sumó España que es un equipo histórico, pionero en el Fútbol para Ciegos. Yo hubiese preferido jugar con los rusos, aunque ellos tienen un equipo muy defensivo que se cierra muy bien atrás. España es un equipo que te deja jugar más, de igual a igual, así que simplemente tenemos que cambiar un poco lo que veníamos haciendo. Habíamos estudiado a Rusia, pero con España no vamos a descubrir muchas cosas nuevas, ya que nos enfrentamos muchas veces, así que no hay grandes secretos”, afirmó el capitán histórico del equipo nacional, dirigido por Martín Demonte.

Mientras tanto, en el Grupo A estará el país anfitrión, Irán, Marruecos y Turquía. Más allá de los rivales de turno, Los Murciélagos confían en el trabajo que vienen realizando desde que garantizaron su participación en Río: “Nosotros nos preparamos para hacer nuestro juego. Es indistinto para nosotros el rival, porque una vez que uno sale a la cancha, se olvida de quién está enfrente. Es verdad que Brasil es el candidato máximo por ser tricampeón paralímpico, pero cualquier equipo puede dar la sorpresa en Río, porque por algo llegaron ahí. En este caso España entró por la ventana, pero Francia, Inglaterra, Colombia se quedaron afuera y son países con mucha historia en el Fútbol para Ciegos”, explicó el cordobés Lucas Rodríguez. “China también es un equipo complicado, pero para ganar los Juegos les tenes que ganar a todos”, agregó Silvio,  jugador del Club Atlético Boca Juniors.

Tanto Velo como Rodríguez, al igual que Darío Lencina, son los veteranos del equipo que mantienen asistencia perfecta en todas las ediciones en las que el Fútbol 5 formó parte del programa de los Juegos: Atenas 2004, Beijing 2008 y Londres 2012. “Sabemos que por ser Argentina, siempre somos candidatos, pero todo lo que se ganó quedó atrás y cada torneo es un desafío nuevo. No tenemos nada asegurado, nada ganado y nadie nos va a regalar nada. Esperamos que todo este trabajo que venimos haciendo lo podamos reflejar en la cancha. Si lo podemos disfrutar, entonces tenemos más chances de que las cosas salgan bien”, aseguró Lucas, de 34 años.

En cuanto a una eventual definición ante el local en su país y ante su propia hinchada, Silvio y Lucas tienen sensaciones opuestas al respecto. “Ojalá nos toque jugar la final con Brasil, sería un sueño poder ganarles en su casa. La presión la tienen ellos por defender su localía y su tricampeonato, nosotros nos les vamos a dar ni un centímetro de ventaja”, dice con seguridad el cordobés. Sin embargo, Silvio, nacido en San Pedro, piensa todo lo contrario: “Siempre me dicen `que bueno sería jugar la final con Brasil´. La verdad que no, yo prefiero jugar contra el peor de los Juegos, porque eso me garantiza la medalla. Sabemos que es muy posible que si llegamos a la final sea contra Brasil, pero somos conscientes que somos que uno de los pocos equipos que le puede ganar. Ellos saben perfectamente que Argentina les puede arruinar la fiesta”.

Con 45 años, Velo es el jugador más grande de la disciplina. Cuando Argentina se mida ante España el próximo domingo, tendrá enfrente a Sergio Alamar, 30 años menor. “Me siento muy bien físicamente, estoy compitiendo con pibes que tienen la mitad de la edad que tengo yo. Creo que me gané un lugar en este equipo. Yo siempre digo: prefiero estar, pero no por lo que le di ni por lo que fui. Quiero estar por lo que le puedo seguir dando, porque sé que estoy en un muy buen nivel como para ir a pelear por la medalla, que es un sueño del equipo, y también personal”. Y más allá de lo que Río tenga planeado para Los Murciélagos, él todavía se permite soñar con la próxima cita en Japón: “Hoy por hoy me veo en Tokio”, asegura con su sonrisa marca registrada.

El camino de Los Murciélagos en Río comenzará mañana viernes a las 22:00 frente a México. Luego se medirán ante España el domingo 11 a las 11:00 y cerrarán la fase de grupos ante China el martes 13 a las 11:00. El equipo está conformado por: Darío Lencina y Germán Muleck (arqueros videntes), Silvio Velo, Lucas Rodríguez, Nicolás Veliz, Froilán Padilla, Federico Acardi y Maximiliano Espinillo, Ángel Deldo y David Peralta.