DE NANJING A RÍO, VIA TORONTO

1413
Foto: Prensa COA / ENARD.

Santiago Grassi tuvo uno de esos días que se atesoran para siempre. Se colgó la medalla de plata en los 100m mariposa, bajó dos veces el récord argentino y se clasificó a los Juegos Olímpicos de 2016. Y todo eso, con tan sólo 18 años.

«20 centésimas no es nada, voy por todo», expresó Grassi en la jornada matutina, después de haber bajado el récord argentino y logrado la plaza a Rio en la clasificación de la prueba con un tiempo de 52s34.

Y volvió a superarse a sí mismo en la final A. El santafesino, quien a su corta edad ya tuvo su primera experiencia olímpica en Nanjing 2014, dio pelea de principio a fin en una carrera ajustada. Volvió a bajar su propia y con 52s09 y quedó a 5 centésimas del récord panamericano, que fue para el estadounidense Giles Smith.

«Estoy feliz, no lo puedo creer. No vine con la mentalidad de una medalla a los Juegos, pero me propuse bajar la marca esta mañana. Sabía que tenía que lograr mi mejor tiempo, estoy chocho», declaró sonriente minutos antes de subirse al podio a recibir su premio.

«Toda la natación argentina viene muy bien. Entrenar con Bill Sweetenham hace que ahora se estén dando los resultados de todo el equipo», comentó Grassi acerca del gran rendimiento del conjunto nacional en estos Juegos Panamericanos de Toronto.

Marcos Barale,  quien también participó en los 100m mariposa, quedó 3° en la final B (53s47). En la prueba femenina, Belén Díaz terminó 4° en la final B (1m00s50), a tan sólo 50 centésimas de su récord nacional.

En los 400m combinados, Virginia Bardach participó de la final A y finalizó en el 5° puesto con una marca de 4m44s85. En la Final B, Florencia Perotti logró el 1° lugar con un registro de 4m50s52.

Esteban Paz nadó en dos oportunidades los 400m combinados y en ambas oportunidades bajó su propio récord nacional. En la final B de la tarde quedó 3° con un tiempo de 4m26s83.

Mañana será otro día, otra chance de cosechar más medallas argentinas en la pileta.